219. Dejar un escritorio. O la imposibilidad de no personalizar un espacio.

No hay comentarios: